Camisetas De Fútbol Baratas → Tienda Nº 1 – Camisetasdefutbolshop

Camisetas De Fútbol Baratas → Tienda Nº 1 – Camisetasdefutbolshop

Este cruce de opiniones entre Ferlosio y Aranzadi en parte refleja un malestar debido a la excesiva atención que atrae el futbol y su uso por distintas instancias, desde políticos y empresarios con intereses cortoplacistas hasta las empresas de comunicación (estatales o privadas): los mass media o Medios de Comunicación Masivos (MCM). Se concluye que el objetivo de este mo¬delo es reducir su dependencia de las informaciones editadas por los medios de comunicación. Hay que seguir ahondando en aquellos dispositivos (Foucault) tecno/mediáticos y comerciales por los cuales la alianza con el futbol profesional o FIFA logra mantener el negocio e incluso acrecentarlo; los usos socioculturales en general y los políticos en concreto del futbol mediático; los estilos de reproducción mediática del espectáculo deportivo como parte del show; la influencia del futbol televisado en los estilos y estética del juego, o los frentes de interacción común entre espectáculo futbolístico y empresas mediáticas para mantener el negocio.

Sin embargo, hoy en día ambas dimensiones pueden estar (con)fundidas al existir estilos o líneas editoriales que no las distinguen; su conformación va más allá del dictum «informar entreteniendo». La oferta en prensa, radio y televisión es tal que proyecta la imagen de un fenómeno sobrevalorado a la vez que sobreexplotado en exceso por los MCM. Por otra parte, distintas cadenas y canales de televisión como Fox Sports, ESPN, TDN en México o Gol Televisión en España ofrecen ininterrumpidas retransmisiones, horas y horas de programas deportivos, sin olvidar la copiosa información y literatura que generan el deporte y el futbol, fundamentalmente periodística: L’Equipe o Paris Match en Francia, Gazetta dello Sport en Italia, los diarios As y Marca en España, The Sun y Daily Mirror en Inglaterra (que no son diarios deportivos canónicos, sino los que tienen las secciones más amplias), A Bola en Portugal, Ovaciones, Record y Esto en México o el diario Olé y la revista El Gráfico en Argentina. Briggs y Burke (2002) señalaron que las «líneas divisorias entre información y entretenimiento» se fueron difuminando en las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo XX, tanto en prensa como radio y televisión. En 1865, la prensa «británica» de Buenos Aires, la que se publicaba en inglés -en concreto el periódico The Standard- ya hacía mención del futbol.

El futbol o sus triunfos, lo mismo pueden ser considerados un nuevo opio del pueblo o un aliciente para seguir luchando. Otras veces, el futbol puede ser rastreado como noticia en los periódicos. La investigación del futbol y sus nexos con los estudios de comunicación. A pesar de que la investigación del futbol desde las ciencias sociales, incluyendo los estudios de comunicación, se desarrollaron lentamente en el siglo XX, cabe precisar que hubo y hay vínculos temáticos, conceptuales y metodológicos que deben ser explorados. Al igual que el fascismo, tanto lo mercantil como su manipulación mediática le llegan al futbol «de fuera», y si los imperativos del mercado y la publicidad tienen tanto peso, como señala Aranzadi, se debe a la condición de artefacto cultural del futbol que lo hace susceptible de ser usado con distintas finalidades (Alonso, 1995). Apuntado esto, en este trabajo nos interesa sintetizar lo que ha sido la investigación del futbol y sus nexos con los estudios de comunicación, así como dar elementos para una agenda de investigación. Sabemos que históricamente se dio un primer proceso donde el deporte en general y el futbol en particular tuvieron en los MCM un estatus relativamente diferenciado entre su condición de materia informativa y de materia de entretenimiento.

Una afirmación que, meses después, fue refutada por el antropólogo Juan Aranzadi (1990) en «Deporte y fascismo», donde pedía distinguir entre el «carácter fascista de las actitudes personales y grupales de hooligans, tifosi, fanáticos de su equipo y aficionados a ver futbol en general (con la excepción de unos pocos estetas degustadores de la belleza del juego y la inteligencia de los jugadores)» (s. Jorge Luis Borges fue de los que sentía aversión al futbol y Eduardo Galeano (1990) lo explica expresivamente cuando dice del bonaerense: «Le horroriza todo lo que reúne a la gente, como el futbol o la política, y todo lo que la multiplica, como el espejo o el acto del amor» (p. 119). Unas veces asociado al vulgo y a las masas, otras a su uso político como el nuevo panem et circences que desmoviliza o despolitiza, el futbol ha sido tachado de «intrínsecamente fascista» por el escritor Sánchez Ferlosio (1990) en «Un espectáculo fascista». Es evidente la existencia de un compromiso en el quehacer de la investigación del futbol y la comunicación en México que, al igual que en otras disciplinas de las ciencias sociales y humanidades, camiseta barça no han eclosionado como lo hicieron en otras tradiciones académicas hace décadas.

Si tiene alguna pregunta relacionada con exactamente dónde y cómo usar equipacion barcelona 2021 , puede hacerse con nosotros en nuestra propia página web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *